Te cuento como solucionarlo

Uno de los principales motivos por lo que las pacientes vienen a consulta es por presentar pérdidas de orina tras el embarazo y parto. A veces explican que les sucede cuando realizan un esfuerzo y otras notan una urgencia repentina de ir al baño

Hay 3 tipos de incontinencia urinaria:

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo: aparece al realizar esfuerzos como toser, estornudar, reír, correr etc.
  • Incontinencia urinaria de urgencia: deseo repentino de tener ganas de ir al baño. También puede venir acompañada de pérdida de orina
  • Incontinencia urinaria mixta: existencia de los dos tipos anteriores de incontinencia

Factores de riesgo en el postparto:

  • Embarazo: debido al peso soportado por nuestro suelo pélvico durante los meses de gestación, la distensión abdominal que se produce y las hormonas liberadas durante esta etapa
  • Parto: es el momento de mayor estiramiento de la musculatura del suelo pélvico debido a la presión de la cabeza del bebé al pasar por el canal del parto. Si a esto le sumas episiotomía y/o instrumental (ventosas, fórceps, espátulas) todavía es más probable que suframos lesiones en el suelo pélvico

Otros factores de riesgo:

  • Genética
  • Menopausia
  • Cirugías ginecológicas
  • Obesidad: hay un aumento de presión dentro de la cavidad abdominal y, por tanto, sobre la vejiga
  • Estreñimiento crónico: debido a los esfuerzos abdominales que ejercen presión en las estructuras pélvicas.
  • Tabaco : favorece la aparición de asma y tos crónica que provocan un aumento de la presión abdominal y por tanto también en el suelo pélvico.
  • Bebidas estimulantes: como la cafeína, bebidas alcohólicas o gaseosas producen una estimulación excesiva de la vejiga y aumenta la sensación de frecuencia y urgencia urinaria
  • Esfuerzo físico como por ejemplo deportes de impacto, abdominales convencionales, ejercicios con bloqueo respiratorio, etc.

No debemos normalizar frases como “solo son unas gotitas” “solo es cuando estornudo” o “solo es cuando me aguanto mucho el pipí”

Infórmate cómo puedes prevenirla y qué tratamiento debes seguir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Left Menu Icon